Después de 5 años de mi partida, vuelvo a mi ciudad querida: Sydney!

Updated: Nov 20


Era importante estar en la boda de mi amiga Sandy Candy y Denis, and equally important compartir con mi familia y amigos. Me hacía muchísima falta y lo mejor fue que pude hacer las paces con mi pasado.

La pregunta más común era: "Te arrepientes de haberte ido de Australia?”

Mi círculo más íntimo sabe lo difícil que fue decir adiós y emprender una nueva vida en USA.

Viví casi 8 años en Australia, desde los 17 hasta los 24 años. Después de más de 10 visas y la oportunidad tener la ciudadanía, decidí seguir este recorrido en USA con mi compañero Daniel.

Durante estos 5 años en USA, dudaba de esta decisión. Decía con melancolía "no me arrepiento" “era lo mejor”. Era un 30% duda, 70% seguro. Pero este viaje a Australia shook my system y hoy puedo decir con 100% de seguridad y paz que no me arrepiento. Ha sido la mejor decisión de mi vida, después de la de irme de Venezuela.

Aparte de ser feliz, vivir con un hombre tan encantador como Daniel, y tener una carrera profesional prospera, ha habido unas bendiciones importantes que han llegado gracias a esta decisión:

  • Me conozco y respeto más: esa voz que hace 5 años me decía "Anda, Vete" y me empujo a tomar la decisión, tenía razón. Hoy la conozco, la respeto y la escucho más, porque me guía a tomar las mejores decisiones.

  • Dios está dentro, fuera, alrededor de mi: cuando le sacas el pecho al miedo, y te vas por el camino de la fe, la vida se vuelve más sabrosa. Es como que si por agradecimiento, Dios te envía regalos que hacen que tu vida sea abundante en tu interior y exterior. Esta relación es un baile.

  • Mi colección de perspectivas es diverso y amplio. Ahora puedo entender las cosas desde varios ángulos, no existen tantos "good or bad”, la vida es vasta y los juicios hay que agarrarlos con pinzas.

  • Lo que me propongo, lo logro: aceptar los retos de la vida me han hecho un humano independiente, consciente y valiente. La comodidad e incomodidad se vuelven difícil de distinguir. Y con paciencia y dedicación, he logrado los objetivos que he escogido.

Qué bueno es tomarse un break para reflexionar. Hoy veo mi vida aún más bella y agradecida con todo el recorrido.

Y mientras me tomo un Dirty Chai Latte en Lestat’s On the Park y escucho “The Sun is Shining for Our Love” de Jeff Cascaro, cierro este capítulo con estas fotos de nuestro viaje:




64 views0 comments

Stay Connected

You will receive an email when new posts go live. I'd love to connect with you!

Thanks for submitting!